Adictos al celular

Descubre si eres parte de los adictos al celular

Si revisas el smatphone a cada rato.

Si usas tu celular para acordarte de todo.

Si llevas el cargador a todos lados.

Si tu familia te dice “suelta el celular”.

Si tus amigos te dicen “suelta el celular”.

Si tu pareja te dice “suelta el celular”.

Si no puedes dejar notificaciones esperando para ser revisadas.

Si siempre andas buscando un enchufe.

Si duermes con el celular al lado de la almohada.

Si no puedes estar separad@ de tu celular más de dos minutos.

Si no vas a lugares donde sabes que no vas a tener señal.

Si tampoco vas a lugares donde no se puede usar el celular.

Si tu celular tiene aplicaciones para todo.

Si te despiertas en la madrugada y lo primero que haces es revisar el celular.

Si todo tienes que compartirlo en las redes sociales en el momento en que ocurren.

Si comes con el celular a un lado del plato.

Si la vida sin celular te parece inaceptable.

Tenemos una noticia para ti: ya eres uno de los adictos al celular… Y está bien.

 

9657863733_05e7f3edc8_z

 

Siempre habrá una tía que no entienda tu obsesión y es lógico. Cuando ella tenía tu edad le mandaba cartas a sus amigas, usaba el teléfono público para avisar que iba a llegar tarde y el único que podía hacer uso de la telefonía dentro de un carro era James Bond. Así que tenle paciencia, porque es probable que nunca se acostumbre. De ella no podemos salvarte, pero lo que queremos que sepas es que te entendemos.

Sabemos que no es fácil separarse del celular. Estar conectado con el mundo a toda hora es una manera de vivir. Es la ÚNICA manera de vivir. Sin celular seríamos ermitaños, seres aislados.

Y no se te olvide estar actualizado de las últimas novedades de los celulares para el 2016

Por eso no te vamos a pedir que lo dejes a un lado, que te olvides de su existencia y que vayas “tratando” todos los síntomas de tu adicción. Pero lo que sí puedes hacer es prestarle más atención a la persona que tienes en frente cuando te esté contando algo, disfrutar más del paisaje (y luego tomarte el selfie) y dormir toda la noche.

Sí, somos adictos al celular y estamos orgullosos.

Comments are closed.