cambia la estrategia

He escuchado muchas veces decir que la práctica hace al maestro. También he escuchado que las reglas se hicieron para romperlas… Yo creo que todo eso es cierto. Pero, también creo que es verdad eso de que debes aprender bien las bases, para después hacer lo que más te plazca. Es tiempo de que hagas las cosas de otra manera. Anda, cambia la estrategia querido emprendedor.

Este artículo no te va a invitar a que hagas cosas a lo loco con las redes sociales de tus marcas. Tampoco te voy a pedir que inventes de nuevo el agua tibia. Pero sí te voy a hacer reflexionar un poco, porque herramientas para hacer crecer tus redes hay miles: motores de búsqueda, influenciadores, paid media. Fórmulas, también hay por montones: el famoso “sabías que…”, los calendarios de fechas importantes, hashtags y keywords. Todo eso tienes que investigarlo, entenderlo, emplearlo y ver los resultados. Hasta aquí todo de acuerdo.

Sin embargo, creo que hay algo más detrás de las redes. Entiendo que a veces no te detengas a pensar en eso, porque estás pendiente de las cifras, de los gráficos, de los KPIs y de las estadísticas. Obviamente, eso es lo que hace sonar la caja registradora. Pero déjame decirte un secreto: por ahí en el mundo hay personas muy, muy, muy capacitadas que te pueden ayudar con eso. Si todavía sientes que no puedes darte el lujo de contratar a esa persona, busca todos los tutoriales, los blogs y los gurús de redes sociales que hay en Google, porque tienes que encontrar el tiempo para lo que te voy a decir.

Las redes son “sociales” por algo. Las redes se tratan de personas. Gente que piensa, que siente, que cambia de opinión constantemente y es ahí donde debe estar el corazón de tu estrategia de social media. Atención acá: no estoy diciendo que los números no sean importantes. LO SON. Te van a dar credibilidad. No los descuides. Lo que estoy diciendo es que por ellos, no debes dejar a un lado el contenido: lo que estás diciendo y lo que vas a decir.

Tanto las marcas, como los medios digitales donde ellas se encuentren deben tener alma, espíritu. Una voz. Una presencia dentro del mar de información que hay en Internet. Eso hará que se diferencien de las demás.

Hay que ver dónde está la gente que te va a querer. Qué están haciendo, por qué deberían creerte, por qué deberían seguirte, compartirte, mencionarte, amarte.

No produzcas contenido en cantidad para que la frecuencia haga el trabajo. No hagas lo que todas las marcas hacen, solo porque les ha dado resultado. Cambia la estrategia. Trata de que cada una sea distinta. Que cada una centre su atención en las personas. En las comunidades. Si tu audiencia no está en Snapchat, no abras un Snapchat solo porque está de moda. A eso me refiero.

Aprende las reglas, luego rómpelas. Conoce a tus comunidades, luego háblales. Busca ayuda con las estadísticas, luego bríndale a tu marca una personalidad. Que sus seguidores sientan que detrás de la pantalla hay una persona y no una máquina de hacer dinero.

Piénsalo. Las redes son “sociales” por algo. Anda, cambia la estrategia y observa los resultados.

Comments are closed.