Dicen que hay muchas personas en tu vida que estarán esperando a que fracases, y eso es normal; existe cierto morbo en ver la desgracia ajena. Lo que no era tan común a simple vista, antes de Fuckup Nights, era que los jóvenes emprendedores disfrutaran contando sus propios fracasos en un acto de liberación total. Estos encuentros se convirtieron en diálogos de aprendizaje que, al día de hoy, ya han visitado 144 ciudades en 53 países.

Encuentros jóvenes emprendedores Fuckup Nights

Fuckup Nights jóvenes emprendedores

Si hay algo que los jóvenes emprendedores, de cualquier parte del mundo, pueden decir es que han cometido errores y se han visto envueltos en reveses duros para sus metas iniciales. Y es que la naturaleza de emprender tiene que ver mucho con experimentar, ensayar y errar. Fuckup Nights es un espacio nacido en Latinoamérica, para decirte que no eres el único que ha fracasado, que está bien y que probablemente te levantes más fortalecido.

El evento nació en septiembre de 2012 en Ciudad de México, cuando cinco amigos -Leticia Gasca, Julio Salazar, Luis López de Nava, Pepe Villatoro y Carlos Zimbrón- se reunieron y, una noche de tragos, terminaron compartiendo los momentos más agrios de sus proyectos profesionales. El evento se repitió hasta que se convirtió en una rutina mensual; pronto mutó hacia un movimiento y empezaron a pedirlo en otras latitudes fuera de las fronteras aztecas.

Tomar pedidos por desesperación, no tener capital sino ahorros o tener capital y no saber administrarlo son algunos ejemplos de fracasos que empezaron a compartirse en las Fuckup Nights. De algún modo, las experiencias se convirtieron en palabras inspiracionales, que encontraron un público ávido de historias sobre la realidad del emprendimiento y sobre lo que no todos quieren discutir.

Detrás del fracaso

El Instituto del Fracaso es una organización que derivó de ese proyecto, y que cuenta con la escuela de negocios de Monterrey, EGADE, como aliada. Desde esa plataforma han estudiado las principales razones por las que las empresas fracasan en México y condensaron la información en la publicación de descarga gratuita: El libro del fracaso.

El top 5 de causas en ese país tienen que ver con: ingresos insuficientes, falta de indicadores, procesos de análisis, planeación deficiente y problemas en la ejecución. Fuckup Nights también desarrolló una investigación de los fracasos de startups en Colombia y ambos trabajos pueden consultarse aquí.

No hay duda de que el fracaso puede convertirse en un proceso de renacimiento y fortalecimiento personal; que nos impulsa a lograr proyectos valiosos y cambien la vida de otros. Al final construimos desde la experiencia, y no solo la bonita, sino la que nos hace caer profundo para conocernos realmente y saber de qué estamos hechos. ¿Compartirías tu historia de fracaso?

Comments are closed.