los millennials

Los millennials somos los creadores de espacios en la web en los que nos sentimos seguros y plasmamos nuestras ideas, nuestro día a día y nuestras conversaciones… Pero cuando vamos a la realidad, no sabemos si verdaderamente estamos preparados para enfrentar algunas situaciones. Hoy queremos hablar sobre algunas realidades que nuestra generación necesita entender de una vez por todas para que no nos convirtamos en unos malcriados.

Los sentimientos son irrelevantes

los millennials 3

Nadie con 4 dedos de frente se siente intimidado o desafiado por los sentimientos de los millennials. Cuando se trata de una realidad seria, profesional y educada, las emociones sobrecargadas de cosas de bebés no tienen cabida. Las personas no van a estar cuidándose de todo lo que dicen o hagan para no herir nuestros sentimientos. La realidad es que los demás sí van a ofendernos y no van a estar ahí secándonos las lágrimas porque simplemente no aguantamos o no estamos acostumbrados a ese tipo de trato. Tenemos que ponernos las pilas, aguantar las críticas, apreciar otros puntos de vista y saber que sacar la carta de “víctima” sólo le funciona a los niños.

No podemos hacer lo que nos da la gana

los millennials 5

La actitud de “puedo hacer lo que yo quiera” tiene que irse. Está bien que nuestros padres nos hayan subido el autoestima pero nuestra generación tiene que estar clara que se tiene que ser bueno en algo para merecer un puesto de trabajo o una posición en una oficina. Una vez que se acepte que no se puede ser, ni hacer lo que la nos dé la gana, los millennials podremos enfocarnos en nuestros verdaderos talentos. Los caprichos se deben olvidar a los 15 años, por favor.

Los demás no tienen por qué aceptar nuestras decisiones

los millennials 6

Los millennials tenemos el derecho de hacer, pensar, vivir y actuar como queramos, pero eso no significa que los demás tengan que calársela. Las personas que nos rodean van a tener opiniones al respecto y nuestra generación tiene que saber que eso está bien. No es personal. Simplemente no todo el mundo va a pensar exactamente como nosotros.

Perder el control no está bien

los millennials1

Las redes sociales son espacios para descargar, despotricar, y hablar pestes de todo (y todos) pero eso se queda tras una pantalla. Nosotros los millennials tenemos que ser capaces de aguantar el mismo trato en la realidad sin salirnos de control. Siempre va a haber alguien que nos ofenda y perder los cabales no es una opción.

No somos bebés

los millennials 7

Si queremos que nos traten como adultos, tenemos que comportarnos como tal. No se valen los lloriqueos, los diminutivos, las voces de bebés y los ojos del gato de Shrek. Eso es para los pequeños de la casa.

Los millennials debemos aprender a comportarnos a la altura y saber sobrellevar cualquier situación sin perder el control o actuar como unos niños. No es fácil vivir en estos tiempos y debemos hacer lo que sea necesario para reivindicar esta generación que lleva y llevará la carga del mundo por los próximos años. ¿Tienes algún otro consejo que quieras agregar?

Comments are closed.