ansiedad para un millennial

Hay muchas situaciones de ansiedad para un millennial. No hay que ser un experto para saber que nos gusta la rapidez, hacernos notar, satisfacer nuestras necesidades inmediatas, tomarnos selfies (muchas selfies), estar al día con lo que pasa en nuestras redes sociales y mantener la fama online impecable. Pero ¿te has preguntado qué pasa cuando un millennial no obtiene lo que espera? Sí, la respuesta correcta es ¡arde troya! Conoce las situaciones normales que nos producen un estrés inmenso.

ansiedad para un millennial

Llamada entrante

ansiedad para un millennial

Los millennials amamos los celulares, de hecho vivimos a través de ellos. Pero todo cambia cuando se trata de llamadas. No sabemos cómo comunicarnos si no es a través de textos. Si el teléfono suena, entramos en caos y nos desesperamos. “¿Aló?” Una palabra nueva en nuestro vocabulario.

Escribiendo…

ansiedad para un millennial

Si no tenemos respuestas inmediatas, nos volvemos locos. WhatsApp es una aplicación que causa ansiedad para un millennial. ¿Ver que una persona está escribiendo y no termina de mandar el mensaje? Eso nos lleva al borde.

Cero comentarios

ansiedad para un millennial

Típico que posteas una foto en tus redes sociales y recibes likes y comentarios de tus amigos, familiares y alguno que otro stalker por ahí. Pero no recibir nada es señal de malas noticias para nosotros los millennials. “¿Qué hice mal?”, “¡Todos me odian!”, “¡Mi vida se acabó!” El dramita se vuelve tan intenso que terminamos hasta quitando el post.

Se va el Internet

ansiedad para un millennial

Cuando se trata de ansiedad para un millennial, este es el punto de quiebre. ¿Sin conexión… Y cómo hago para que mis amigos sepan lo que estoy haciendo?

Poca pila

ansiedad para un millennial

La dependencia tiene un límite y es este. No porque vayamos a dejar de usar nuestros teléfonos, sino porque los millennials haremos hasta lo imposible (así signifique salirse de control y volverse completamente loco) por hacer nuestras publicaciones diarias.

No tener nada para publicar

ansiedad para un millennial

Nada peor para incrementar el estrés de alguien de la “Generación Z” que no tener nada interesante o lo suficientemente atractivo para publicar. Como dice el dicho: crea fama y acuéstate a dormir. ¿Qué pensarán nuestros seguidores si no les damos un poco de nuestras vidas hoy?

No ver el teléfono

ansiedad para un millennial

¿Qué sería de la reputación de una persona si no está pendiente de su teléfono por 5 minutos? Para una persona normal y corriente, no pasaría nada… Para un millennial significaría la perdición y una razón lo suficientemente fuerte para sacarnos de quicio.

Amigos que no colaboran

ansiedad para un millennial

Si tienes un amigo millennial, seguramente has recibido un mensaje que dice: “dale me gusta a mi publicación”. La ansiedad porque sus amigos no nos den un feedback positivo puede ser brutal.

Comida sin foto

ansiedad para un millennial

No tomarle una foto al plato de comida antes de comer es una verdadera tragedia que causa ansiedad intensa. Es como si la persona no hubiesemos estado ahí. Si no está registrado, no existe.

Social media caído

ansiedad para un millennial

Snapchat no se actualiza, Twitter se retrasa, Instagram no carga, Facebook se cayó. Alguien normal lee un libro, sigue trabajando, se toma un café con un pana, mira el techo y piensa en pajaritos preñados. ¿Un millennial? Desconectamos todos los cables, soplamos las extensiones, sacamos el router por la ventana, reiniciamos el Wifi, entramos y salimos del modo avión en el teléfono una y otra vez, y lanzamos unas plegarias por si acaso. ¡Nada peor que las redes no carguen!

Las situaciones de ansiedad para nosotros los millennials son muchas. ¿Se te ocurre alguna otra?

Comments are closed.